domingo, 7 de junio de 2009

El Evangelio de Hoy


JMS EVANGELIO

Los once discipulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús los había citado.

Al verlo, se postraron delante de EL; sin embargo, algunos todavía dudaron.

Acercandose, Jesús les dijo: "Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra.
Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el
nombre del Padre ydel Hijo y del Espiritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo que yo les he mandado.

Y yo estare siempre con ustedes hasta el fin del mundo."

San Mateo 28, 16-20.


Reflexión:

Al dar gloria a la Santisima Trinidad, más que darle Gloria nos honramos a nosotros mismos porque

reconocemos y proclamamos que nuestro fin es gloriosísimo. Es decir, si tú alabas tu valiosísimo trofeo

en definitiva estás acrecentando tu dignidad, tu honor. Y así Dios quizo hacerse nuestro trofeo por su infinita misericordia. Glorificar a dios es nuestra mayor gloria. Alabarnos a nosotros mismos es como competir creyendo que ganar es obtener el último lugar.



Propósito:

Iré con tiempo previo a la misa para prepararme y vivir el misterio Eucarístico en espiritu

de adoracion a la Santísima Trinidad.
"Si tuvieramos fe seriamos capaces de ver a Jesucristo en el Santísimo Sacramento como los
angeles lo ven en el cielo. El esta ahí. Nos espera. Vayamos a su encuentro."

No hay comentarios:

Publicar un comentario