domingo, 9 de agosto de 2009

Oremos Todos los Dias al Señor!


JMS "No me avergüenzo de Aquél al que amo sobre todas las cosas"


Carlos Dívar


Va a ser el nuevo presidente del Consejo General del Poder Judicial. Su nombre, que ha sonado mucho en los telediarios y los informativos ("El presidente de la Audiencia Nacional, Carlos Dívar..."), también lo hace entre sus hermanos de la Adoración Nocturna, realidad eclesial dentro de la cual es "adorador veterano constante". Tantas horas de oración se le notan en lo pausado de sus modales y en lo meditadísimo de sus respuestas a la entrevista que le realizó la Revista Alba hace un tiempo. El nuevo presidente del gobierno de los jueces españoles no es partidario de dejar sus creencias en casa: "El amor de Dios, que es el que ha dirigido toda mi vida, nunca puede quedarse en casa", afirma


.
Revista Alba.- Entrevista realizada por Gonzalo Altozano:



-Ustedes, los adoradores nocturnos, rezan cuando todos duermen.


-Es que, como dice el apóstol san Pablo, hay que orar sin descanso. Por otra parte, Pío XII definía la oración como" la respiración del alma", y todos sabemos que ni dormidos podemos dejar de respirar.



-¿Se reza mejor de noche?
-El silencio es más profundo, nadie te interrumpe, te concentras más. Esto hace que Dios te hable más de cerca al corazón. No hay que olvidar que Jesús gustaba de orar por la noche.



-¿Y más? ¿Se reza más?
-Aunque nunca se ora lo suficiente, hay que hacer horas extras: por los que no rezan, por los que no creen, por los que no le conocen...



-¿Qué les diría a éstos?
-Que llorarían de alegría si supieran cómo nos ama Jesús. Muchos de los que no aman a Dios es porque no le conocen.



-Tantos años en la Adoración Nocturna... ¿qué le han enseñado?
-Que lo verdaderamente importante en la vida es Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar. Es decir, Jesús en cuerpo, sangre, alma y divinidad. Lo más importante.



-También es congregante mariano.
-Desde pequeño. Me eduqué en Bilbao y allí aprendí a dirigirme a Nuestra Señora bajo la advocación de la Virgen de Begoña.



-Ser congregante mariano y adorador nocturno...
-Aquí quedan reflejados los dos grandes amores de mi vida: la Santísima Virgen y la Eucaristía.



-¿Qué papel tuvieron ahí sus padres?
-Les debo mucho en cuestión de fe: crecí viéndolos hacer oración, rezar el rosario, ir a misa... El hogar como iglesia doméstica (así la definió el Concilio) es clave en la vida del cristiano.



-¿También lo es la oración?
-"Todo apostolado que no esté basado en la oración está destinado al fracaso". Eso dijo Juan Pablo II en su primera visita a España.




Antes citaba a Pío XII para definir la oración.¿Cómo la definiría usted?


--Como la conversación con Dios, con Jesús. El trato íntimo con Dios.



-Dice Requero que la imagen que tiene de Dios no es la de un presidente del Supremo elegido por consenso entre PP y PSOE, sino la de un padre.
-Toda la revelación de Jesucristo consiste en decirnos que Dios es padre para expresar así todo el amor que nos tiene.
-Entonces, ¿se lo imagina como a un padre?
-No es que me lo imagine, es que dentro de mi corazón lo siento como un padre que me ayuda, me aconseja y, sobre todo, perdona mis muchas faltas. Él es el que tiene la iniciativa de amor, no nosotros.



-¿Y el Juicio Final? ¿Cómo se imagina el Juicio Final?
-El Evangelio ya nos dice cómo tenemos que hacerlo: "Allá vendrá Jesús para juzgar a vivos y muertos y dirá: 'Venid, benditos de mi Padre. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber...'". Será un juicio de caridad.



-¿Eso le reconforta?
-Claro, porque no nos preguntarán por artículos o dogmas, sino si hemos pasado por el mundo haciendo el bien. Como dijo san Juan de la Cruz: "Al atardecer de la vida seremos juzgados por el Amor".



-No le veo nada partidario de dejar sus creencias en casa antes de ir al despacho.
-El amor de Dios, que es el que ha dirigido toda mi vida, nunca puede quedarse en casa.



-¿Y si se viera obligado a elegir?
-Yo tengo que actuar conforme a mi conciencia. No puedo dejar de creer por tener un cargo público. Mi vida es una unidad. Antes de abandonar a Dios, abandonaría mi trabajo, sin hacer ningún ruido.



-Hay hombres públicos a los que les da pudor hablar de Dios. A, usted, en cambio...
-Dios está tanto en mi vida pública como en la privada y yo no puedo renunciar a Él ni en una ni en otra. Jesús dijo: "Quien se avergüence de mí yo me avergonzaré de él delante de mi Padre".



-Y usted, claro, no quiere que eso le pase.
-No, no quiero. Además, ¿cómo voy a avergonzarme de Aquel al que amo sobre todas las cosas?
http://www.religionenlibertad.com/noticias/carlos-divar-averguenzo-aqueamo-todas-cosa



La raíz de todos los males es el pecado. Al elegir el pecado elegimos también la auto-maldición que viene con él. Esta maldición no sólo es espiritual sino material, no sólo es personal sino colectiva. Muchas enfermedades y desastres naturales son consecuencia de la maldición del pecado.

Con sus oraciones, una monja como Santa Teresa, Santa Teresita o Madre Teresa, hace más por los pobres y por la paz que lo que han hecho todos los premios Nobel de la paz juntos. La oración de los Santos hace más por la ecología y por evitar desastres naturales, sequías, terremotos, guerras, pestes y plagas, que cualquier otra acción. Tres horas de oración de Santa Faustina evitaron una tormenta huracanada sobre Polonia. Hasta que murió, sus oraciones evitaron la invasión de Hitler a Polonia.

Toda ayuda material contra la pobreza, las enfermedades, los desastres naturales no sirve de mucho, a no ser que incluya un acto de amor del que da y/o la corrección del pecado que llevó a esa calamidad.

Un ejemplo: los gobiernos lograron erradicar la poliomelitis, pero por no hacer lo suficiente para erradicar el pecado que atrajo la maldición, surgen nuevas epidemias como el SIDA y rebrotan viejas, como la tuberculosis, HPV, sífilis, gonorrea, clamidia, etc. Sin poner medios sobrenaturales es como cortar la cabeza de la Hidra: por cada cabeza cortada surgen muchas más.

Cada acto de amor verdadero trae una lluvia de bendiciones, el ciento por uno, cosa que no sucede con la filantropía sin amor al Amor, Dios. Lo que no se hace por amor no sirve para nada en la economía de la salvación de las almas, pero tampoco para la solución del problema de fondo de todos los problemas materiales
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario