viernes, 31 de julio de 2009

Evangelio y recordando a San Ignacio de Loyola














San Ignacio de
Loyola

JMS Evangelio

Al llegar a su pueblo, se puso a enseñar a la gente en la sinagoga, de tal manera que todos estaban maravillados.
"¿De dónde le vienen, decian, esta sabiduria y ese poder de hacer milagros?
¿No es este el hijo del carpintero? ¿Su madre no es la que llaman María?
¿Y no son hermanos suyo Santiago, José, Simón y Judas? ¿Y acaso no viven entre nosotros todas sus hermanas? ¿De dónde le vendrá todo esto?"
Y Jesús era para ellos un motivo de escándalo. Entonces les dijo: "Un profeta es despreciado solamente en su pueblo y en su familia".
Y no hizo muchos milagros, a causa de la falta de fe de esa gente.
San Mateo 13,54-58

Reflexión:
Parece que los seres humanos somos proclives a las espectacularidades y a los efectos especiales, y nos cuesta descubrir lo maravilloso de lo ordinario, que es
precisamente donde se desenvuelve nuestra existencia. En el fondo pareciera
que no sabemos valorar la vida, y nuestra vida que se desarrolla en cosas simples
en las cuales el misterio se esconde.

Propósito:
Haré alguna oración o reflexión acerca de la Sangre de Cristo, Precio de mi salvación.


Hoy Recordamos a San Ignacio de Loyola

Nació el año 1491 en Loyola, en las provincias vascongadas; su vida transcurrió primero entre la corte real y la milicia; luego se convirtió y estudió teología en París, donde se le juntaron los primeros compañeros con los que había de fundar más tarde, en Roma, la Compañía de Jesús. Ejerció un fecundo apostolado con sus escritos y con la formación de discípulos, que habían de trabajar intensamente por la reforma de la Iglesia. Murió en Roma el año 1556. -Liturgia de la Horas

ORACIÓN
¡Glorioso San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús y especial abogado y protector mío!. Ya que tan elevado estáis en el Cielo por haber hecho vuestras obras a mayor honra y gloria de Dios, combatiendo a los enemigos de la Iglesia, defendiendo nuestra santa fe, dilatándola por medio de vuestros hijos por todo el mundo, alcánzame de la divina piedad, por los méritos infinitos de Jesucristo, e intercesión de su gloriosa Madre, entero perdón de mis culpas, auxilio eficaz para amar a Dios y servirle con todo empeño en adelante, firmeza y constancia en el camino de la virtud, y la dicha de morir en su amistad y gracia, para verle, amarle, gozarle y glorificarle en vuestra compañía por todos los siglos. Amén.
__________

Novena Aquí

Reflexiones claves del Diario Espiritual de San Ignacio De Loyola
- Dios me ama más que yo a mí mismo.
- ¡Siguiéndoos, Jesús, no me puedo perder!

- Dios proveerá lo que le parezca mejor.

- ¡Señor, soy un niño! ¿A dónde me lleváis?

- ¡Jesús, por nada del mundo te dejaría!
- ¿Qué queréis, Señor, de mí?

- ¡Señor, sostenedme con vuestra gracia!

- ¡No merezco, Señor, cuanto recibo!

- ¡Dadme, Señor, vuestro amor y gracia, éstas me bastan!

- Jesús, sé mi guía, condúceme.

El amor de Dios es la fuente del entusiasmo de Ignacio por la salvación de las almas, por las que emprendió tantas y tan grandes cosas y a las que consagró sus vigilias, oraciones, lágrimas y trabajos.
Se hizo todo a todos para ganarlos a todos y al prójimo le dio por su lado a fin de atraerlo al suyo. Recibía con extraordinaria bondad a los pecadores sinceramente arrepentidos; con frecuencia se imponía una parte de la penitencia que hubiese debido darles y los exhortaba a ofrecerse en perfecto holocausto a Dios, diciéndoles que es imposible imaginar los tesoros de gracia que Dios reserva a quienes se le entregan de todo corazón.
El santo proponía a los pecadores esta oración, que él solía repetir: "Tomad, Señor y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad. Vos me lo disteis; a vos Señor, lo torno. Disponed a toda vuestra voluntad y dadme amor y gracia, que esto me basta, sin que os pida otra cosa".

No hay comentarios:

Publicar un comentario