jueves, 23 de julio de 2009

El Evangelio de Julio nos invita a pensar







JMS Evangelio
En aquel tiempo, los discípulos se acercaron y le dijeron:
"¿Por qué les hablas por medio de parábolas?"
El les respondió:
"A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de loa Cielos, pero a ellos no. Porque a quien tiene, se le dará más todavia y tendrá en abundancia, pero al que no tiene, se le quitará aún lo que tiene. Por eso les hablo por medio de parábolas: porque miran y no ven, oyen y no escuchan ni entienden.
Y así se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dice:
Por más que oigan, no comprenderan, por más que vean, no conocerán. Porque el corazon de este pueblo se ha endurecido, tiene tapados sus oídos y han cerrado sus ojos, para que sus ojos no vean, y su corazón no comprenda, y no se conviertan, y yo no los cure.
Felices, en cambio, los ojos de ustedes porque ven; felices sus oídos, porque oyen.
Les aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que ustedes ven, y no lo vieron; oír lo que ustedes oyen, y no lo oyeron".
San Mateo 13, 10-17




Reflexión:
Los que no quieren ver son aquellos a quienes le funciona bien los "negacionismos", por ejemplo un ateo es un negacionista. Un abortista, también.
¿Cómo va a justificar el más horrendo de los crímenes? Los judíos de la época de Jesús no podian desconocer que en Jesús se cumplían las Escrituras y que Él obraba milagros asistido por Dios. ¿Cuál será el "negacionismo" de cada uno de nosotros?.


Propósito:

Rezaré muchas veces la oración que Jesús enseñó a Santa Faustina:

OH! Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como Fuente de Misericordia Divina para nosotros, en Vos confío"


Vendrá el Señor y no tradará. Sacará a luz lo que está oculto en las tinieblas y se manifestará a todos los pueblos .
Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga a su Santo Nombre;
Bendice al Señor, alma mía, y nunca olvide sus beneficios.
El perdona todas tus culpas y cura todas tus dolencias; rescata tu vida del sepulcro,
te corona de amor y de ternura.
El Señor es Bondadoso y Compasivo, lento para enojarse y de Gran Misericordia;
no nos trata según nuestros pecados ni nos paga conforme a nuestras culpas.
Aleluia. El Señor viene a salvar a su pueblo. Felices los preparados
para salir a su encuentro. Aleluia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario