viernes, 22 de enero de 2010

El camino de crecimiento en la vida cristiana es un camino de maduración en la fe,


JMS Oh mi Dios, quiero amarte y servirte para toda la vida; por eso te doy mi alma, mi corazón, todo mi ser. Laura Vicuña; Laura recorre un corto pero intenso itinerario espiritual. En abril de 1902 ofrece su vida al Señor por la conversión de su madre. Dios acepta su ofrenda.
Muy devota de Santo Domingo Savio, a quien se parece en su amor puro a Jesús y a la Virgen. Murió joven como el. Sus amores: Jesús Sacramentado y María Auxiliadora. Es criada en la espiritualidad Salesiana. .
Beata Laura Vicuña Pino
Una niña que encontró a Jesús
y da la vida por la conversión de su madre

Fiesta 22 de enero



El 22 de enero de 1904, muere en Junín de los Andes a la edad de 12 años. Por su entrega, su madre vuelve a Dios y le honra con su vida digna y cristiana.

Por sus virtudes, el Papa Juan Pablo II la declara Beata el 3 de septiembre de 1988.

"El camino de crecimiento en la vida cristiana es un camino de maduración en la fe, de una adquisición constante y progresiva de comunión y de vida con Dios en Cristo Jesús.

La ofrenda de la propia vida es, en Laura, consecuencia de un corto, pero intenso recorrido de amor y comunión con Dios. Es el fruto más sabroso que esta pequeña niña pudo regalar a Aquel que dio sentido a su vida y a su misión.

Al confirmar la autenticidad de la fe de Laura, hacemos referencia directa al máximo gesto de amor en la donación oblativa de su vida por la conversión de su madre.

Refiere su directora: “Desde los primeros días de su ingreso al colegio, se notó en Laura un juicio superior a su edad y una verdadera inclinación a la piedad.
Su inocente corazón no hallaba paz y descanso, sino en las cosas de Dios. Aunque niña, su devoción era seria; nada de fingimiento, ni de exageraciones en ella. En todo era llana y sencilla. Durante el rezo se echaba de ver que tenía su mente atenta a la acción que estaba ejecutando. Casi nunca se daba cuenta de lo que pasaba a su alrededor; y muchas veces hubo necesidad de advertirla que se le llamaba o que era tiempo de salir de la Iglesia”.

Con esta misma atención procedía en el cumplimiento de todos los demás deberes. Había comprendido bien y tomado para sí aquella sentencia: “Haz lo que haces”; y con santa libertad de espíritu, alegre y contenta, pasaba de la Iglesia a la clase, de ésta al taller, o a cualquier otro oficio, o al recreo.

“ Para mí, solía decir, es lo mismo rezar o trabajar, rezar o jugar, rezar o dormir. Haciendo lo que me mandan, hago lo que Dios quiere que haga, y esto es lo que yo quiero hacer. Esta es mi mejor oración ”.

Su Vida

Duras Pruebas en su vida


ORACION Beata Laura Vicuña virgen

Oh Dios, que en la adolescente

Laura Vicuña, has unido

Una admirable fortaleza de espíritu

Con el candor de la inocencia,

Concede, por su intercesión,

Que también nosotros,

Superando con entereza

Las arduas pruebas de la vida,

Podamos vivir e irradiar

La bienaventuranza prometida

A los puros de corazón.

Por Cristo, Nuestro Señor. Amén

Fuente: ACI Prensa
Laura Vicuña, Beata Virgen Adolecente, Enero 22

Laura Vicuña, Beata

Virgen Chilena

Martirologio Romano: En Junín de los Andes, en Argentina, beata Laura Vicuña, virgen, que nació en la ciudad de Santiago de Chile, fue alumna del Instituto de María Auxiliadora y, para obtener la conversión de su madre, a los trece años ofreció a Dios su vida (1904).

Etimología: Laura = Aquella que triunfa, es de origen latino.

Nació el 5 de abril de 1891 en Santiago de Chile. Es la primogénita del matrimonio de José Vicuña y Mercedes del Pino. Poco después de nacer la segunda hija: Julia, muere su padre quedando la familia en la indigencia. Mercedes emigra con otros chilenos a la Argentina buscando un bienestar Así llega a Neuquén en 1899, finalmente llega a la estancia del Quilquihué de Junín de los Andes a trabajar como dependiente y donde comienza a convivir con Manuel Mora (el dueño de la misma). Laura y Julia ingresan al colegio María Auxiliadora de Junín de los Andes. Desde su llegada Laura es muy sensible a la fe cristiana. A los 10 años recibe la primera Comunión.

En sus segundas vacaciones al volver a la estancia, ya adolescente, Manuel Mora trata de abordarla y es rechazado. Durante una fiesta la invita a bailar y al ser nuevamente rechazado la arrastra fuera de la casa y debe dormir a la intemperie. Mora decide no pagar más la cuota de la escuela, para acorralarla, pero las hermanas la reciben gratuitamente Laura decide ofrecer su vida por la conversión de su madre.

Al poco tiempo sobreviene una inundación en el colegio en un crudo invierno, Laura se enferma . La madre se la lleva a su casa pero no se recupera. Entonces decide regresar a Junín, Mora furioso por haber perdido a Mercedes y ser rechazado por Laura le propina una feroz paliza a la joven. Viendo próxima su muerte Laura le dice a su madre de su ofrecimiento: "mamá, la muerte está cerca, yo misma se la he pedido a Jesús. Le he ofrecido mi vida por ti, para que regreses a El " y le pide que abandone a Mora y se convierta. Ella le promete cumplir su deseo. Muere un 22 de enero de 1904, sin cumplir los 13 años. Sus restos desde 1956 están en el Colegio María Auxiliadora de Bahía Blanca (Argentina. El 3 de septiembre de 1988 Juan Pablo II la declara Beata.

Desde 1937 hasta 1958, sus restos descansaron en el cementerio ubicado sobre Avenida Necochea. Luego fueron trasladados a Bahía Blanca, donde se encuentran actualmente.
Luego de su fallecimiento ha sido enorme la fe católica que ha despertado la vida ejemplar y el buen accionar de Laura Vicuña. Tan es así, que se han producido algunos milagros. Sor Ofelia Lobos Arellano, religiosa del instituto de las Hijas de María Auxiliadora, comenzó a padecer una enfermedad incurable. Durante diez años recibió todo tipo de tratamiento médico, incluso se le realizaron tres intervenciones quirúrgicas, hasta que le diagnosticaron pocos meses de vida.

En esas condiciones fue invitada a pedir su curación a Laura Vicuña, una noche sintió que Dios la escucharía a través de esta jovencita, y que atendería sus ruegos. Entonces se retiró el oxígeno que debía usar permanentemente y descansó. A la mañana siguiente se despertó curada, ya no sentía ningún malestar.

Dicho milagro ha sido estudiado y aprobado por la iglesia, y Laura logró, finalmente, la beatificación; lo que significa, para los católicos, una concreción del evangelio que ilumina el camino de la reflexión. Al visitar la tierra que vio crecer a Laura Vicuña resulta inevitable sentir el deseo profundo de reflejarse en el cristalino río de su bondad, amor y donación heroica.

Se puede visitar su casa y otros lugares en Junin de los andes La Patagonia Argentina

Estancia Fosberry: A 19 km de Junín se accede a la que fuera la casita donde vivió con su madre y hermana cuando llegaron a la zona.

Ermita en la calle Laura Vicuña y San Martín:lugar del río donde la bañaban para bajarle la fiebre durante su enfermedad
El rosal de Laura en el colegio María Auxiliadora:Ubicado en uno de los patios más antiguos del establecimiento.
Lugar del antiguo colegio María Auxiliadora donde vivió Laura Vicuña:Actual iglesia parroquial Nuestra Señora de las Nieves.

Lugares para alojarse en Junin de los Andes

“Junín de los Andes, un lugar de privilegio en el cual el Creador ha derrochado magníficas bellezas naturales, paisajes insospechados...
Dios habla de muchas maneras: por la naturaleza, por su Pueblo, por los Profetas, a través de su Palabra, por los “signos de los tiempos”, por Jesucristo el Verbo Encarnado, por su Iglesia, por la apertura al ecumenismo y la relación con las otras religiones no cristianas. Pero esa comunicación de Dios se le percibe en el silencio fecundo y sereno de corazón. Dios, dice la Escritura Santa, se acercó a hablar al hombre en la “suave brisa de la tarde” (Gén. 3, 8). Dios habla y se escucha “en el silencio interior de uno mismo” (Mt. 6, 5 ss). No en el barullo, ni en la intrincada convergencia de una problemática compleja de trabajo, compromisos, tensiones."
Visita El Centro de Espiritualidad Salesiana

“Aquí duerme en el Señor Laura Vicuña, flor eucarística de Junín de los Andes.
Su vida fue un poema de pureza, de sacrificio y de amor filial.
Imitémosla”.

Su tumba en Bahía Blanca (Argentina)

Este es el mensaje de Laura Vicuña a la
juventud de hoy :
“Pureza, sacrificio y amor filial”.


Juan Pablo II, en su homilía en la Beatificación de esta joven chilena, el 3 de septiembre de 1988, dice:
“La suave figura de la Beata Laura, gloria purísima de Argentina y Chile, despierta
un renovado compromiso espiritual en

estas dos nobles naciones, y a todos enseña que el ideal de inocencia y de amor, aunque denigrado y ofendido, al final brillará e iluminará los corazones.

El rito de la beatificación, que con tanta alegría y solemnidad estamos celebrando, nos debe también hacer reflexionar sobre la importancia de la familia en la educacion de los hijos, y sobre los derechos que éstos tienen de vivir en
una familia normal, que dé lugar al amor mutuo
y a la formación humana y cristiana.
Es un llamado a la misma sociedad moderna,
para que siempre cuide más la institucion familiar y la educación de los jóvenes”.
(11)


(11) L’Osservatore Romano, 11 de septiembre de 1988).








No hay comentarios:

Publicar un comentario