lunes, 31 de enero de 2011

¡Qué grande es tu bondad, Señor! Tú la reservas para los que te respetan, y la ejerces en presencia de todos los que se refugian en ti.


JMS "Propagad la devoción a Jesús Sacramentado y a María Auxiliadora y veréis lo que son los milagros."
San Juan Bosco estaba siempre sonriente, nadie lo encontraba jamas de mal humor y nunca se le escuchaba una palabra dura o humillante. Hblar con el la primera vez era quedar amigo para siempre. Un consejo suyo cambiaba a las personas. Tuvo 159 sueños profeticos, en su primer sueño se vio rodeado de una multitud de chiquillos que se peleaban entre si y blasfemaban: Juan Bosco trato de hacer la paz, primero con exhortaciones y despues con los puños, súbitamente apareció Nuestro Señor y le dijo; "No, no, tienes que ganartelos con la mansedumbre y el amor!" Le indicó tambien que su Maestra seria La Santisima Virgen Maria, Quien al instante apareció y le dijo: "Toma tu cayado de pastor y guia a tus ovejas".
Cuando La Señora pronuncio estas palabras los niños se convirtieron, primero en bestias feroces y luego en ovejas. En otro sueño Dios le reveló que la iglesia debera pasar tiempos criticos y sufrir grandes daños. pero al fin el Cielo mismo intervendrá para salvarla. Despues vendra la paz y habra en la Iglesia un nuevo florecimiento".

Dios nuestro, que en la persona de san Juan Bosco otorgaste a la juventud un padre y un maestro, enciende nuestro corazón con el mismo amor con que encendiste el suyo para que, en la entrega total a los demás, busquemos servirte sólo a ti. Por nuestro Señor Jesucristo...

Meditacion con La Palabra san Mateo 18, 1-5
En cierta ocasión, los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron: "¿Quién es más grande en el Reino de los cielos?" Jesús llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y les dijo: "Yo les aseguro a ustedes que si no cambian y no se hacen como los niños, no entrarán en el Reino de los cielos. Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el más grande en el Reino de los cielos. Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, me recibe a mí". Palabra del Señor.


San Juan Bosco, presbítero (1815-1888)

Es el santo de la juventud, el santo de los obreros, el santo de la alegría, el santo de Maria Auxiliadora.

Don Bosco Les decía a los niños: "Haremos muchos juegos y entretenimientos sin que tengan que pagar nada, pero con una condición: que vengan después todos conmigo a la iglesia".

Nació en el año de 1815 en Becchi-Piamonte (Italia), de padres humildes pero muy buenos cristianos. De su santa madre recibió una profunda educación cristiana y un gran amor a la Virgen María junto con un gran respeto hacia los Sacerdotes. Ambas cosas quedaron profundamente impresas en su alma. Desde niño demostró estar en posesión de cualidades nada comunes en todos los sentidos: era simpático, agudo, inteligente, trabajador. De pequeño, después de joven, pero sobre todo de Sacerdote, trabajará tanto que parece imposible cómo en sólo 72 años de vida pudo realizar tántas y tan importantes obras. Cuando vistió el hábito clerical le amonestó aquella santa mujer que fue su madre: "Puedes imaginarte, hijo mío, la gran alegría que embarga mi corazón, pero, por favor, no deshonres nunca este hábito. Sería mejor que lo abandonaras. Cuando viniste al mundo te consagré por entero a la Virgen María; cuando comenzaste los estudios te recomendé la tierna devoción hacia ella; ahora te encarezco que seas todo de ella... si llegas a ser sacerdote, recomienda y propaga siempre su devoción..." Dos eran las armas de que se servía, sobre todo, Don Bosco, para formarles: LA EUCARISTÍA Y LA PENITENCIA. Estos dos sacramentos obraban maravillas en aquellos jóvenes. Obraba milagros, pero siempre atribuía el mérito a la VIRGEN AUXILIADORA. Para continuar su OBRA en 1857 San Juan Bosco fundó los "Salesianos" y poco después las "Hijas de María Auxiliadora". Antes de que muera verá su obra extendida por varias naciones del mundo.. Muere el 31 de enero de l888.

Si estuviera aquí
Si estuviera aquí
Cada año cuando llega la fiesta de don Bosco se hace más vehemente la pregunta: «Si él estuviera aquí, ahora, ¿qué diría, qué opciones haría ante las necesidades de los jóvenes?».
Es muy famoso el testimonio de don Pablo Albera que cuenta lo maravilloso de sentirse personalmente amado por don Bosco: «Nos prefería de una forma única, especial: se experimentaba su atractivo irresistible, me sentía prisionero de una potencia afectiva que alimentaba mis pensamientos, mis palabras, mis acciones, sentía que era querido como nunca antes había experimentado. Era su amor que nos atraía, conquistaba y transformaba nuestros corazones».Mara Borsi

La voz de un santo Fundador: Si quieres ser bueno practica sólo tres cosas y todo irá bien. ¿Cuáles son estas tres cosas? Helas aquí: Alegría, estudio, piedad. San Juan Bosco
Salesianos de Don Bosco

Oh Padre y maestro de la juventud, San Juan Bosco, que tanto trabajasteis por la salvación de las almas, sed nuestra guía en buscar el bien de la nuestra y la salvación del prójimo, ayudadnos a vencer las pasiones y el respeto humano, enséñanos a amar a Jesús Sacramentado, a María Santísima Auxiliadora y al Papa, y obtenednos de Dios una santa muerte, para que podamos un día hallarnos juntos en el Cielo. Así sea.

Sitio dedicado a San Juan Bosco


No hay comentarios:

Publicar un comentario