miércoles, 11 de noviembre de 2009

Den gracias siempre, unidos a Cristo Jesús, pues esto es lo que Dios quiere que hagan. Aleluya.

















JMS Evangelio del dia 11 de Noviembre y Virgen de los
tres cerritos- Salta


Evangelio
En aquel tiempo, yendo Jesús camino de Jerusalén, pasó entre Samaria Galilea. Estaba cerca de un pueblo, cuando le salieron al encuentro diez leprosos, que se detuvieron a lo lejos y a gritos le decían:
"¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!" Al verlos, Jesús les dijo:
"Vayan a presentarse a los sacerdotes". Y mientras iban de camino, quedaron limpios de la lepra. Uno de ellos, viendo que estaba curado, regresó alabando a Dios en voz alta, se postró a los pies de Jesús y le dio las gracias. Este era un samaritano. Entonces dijo Jesús:
"¿No eran diez los que quedaron limpios?, ¿dónde están los otros nueve?
¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?"

Después le dijo al samaritano: "Levántate y vete; tu fe te ha salvado".
Palabra del Señor.


Reflexion
Era un samaritano, nos precisa San Lucas. Los Samaritanos eran considerados impuros ante la fe de Israel. Sin embargo en los evangelios, Jesús contradice miradas muy humanas con el ejemplo del buen samaritano, el de este ciego curado y el de la fe de la samaritana. La nueva estirpe instalada por Jesús, por su medianidad divina, ya no es la pertenencia a un pueblo o sangre o apellido mas o menos puro, sino a su iglesia, a su sangre derramada en la Cruz y a portar con la fe y la vida el nombre de Cristianos.

Proposito
Llamaré por telefono a dos amigos, y además, rezaré un Ave Maria por ellos; Dios te salve Maria llena eres de Gracia, El Señor estes contigo, Bendita tú eres entre todas las mujeres y Bendito es el fruto de tu vientre Jesús, Santa Maria Madre de Dios Ruega por nosotros los pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

Meditemos

El Señor, en cierto modo, necesita de nosotros. Aunque hemos de tener en cuenta que es Dios, mediante su gracia, el único que puede conseguir que la semilla de la fe arraigue y dé fruto en las almas: el instrumento “podrá ir echando las semillas entre lágrimas, podrá cuidar el campo sin rehuir la fatiga: pero que la semilla germine y llegue a dar los frutos deseados depende solo de Dios y de su auxilio todopoderoso. Hay que insistir en que los hombres no son más que instrumentos, de los que Dios se sirve para la salvación de las almas, y hay que procurar que estos instrumentos se encuentren en buen estado para que Dios pueda utilizarlos”. El hombre se capacita para grandes obras cuando es humilde; entonces cuida también su unión con Cristo mediante la oración.

Para que el pincel sea un instrumento útil en manos del pintor ha de juntar bien los colores y permitir trazar rasgos gruesos o finos, tonos enérgicos y menos fuertes. Ha de subordinar su propia cualidad al uso que de él quiera hacer el artista, que es quien compone el cuadro, marca las sombras y las luces, los tonos vivos con los más tenues, el que da profundidad y armonía al lienzo hasta formar un conjunto coherente, con fuerza. Además, el pincel ha de tener buena empuñadura y estar unido a la mano del maestro: si no hay unión, si no secunda fielmente el impulso que recibe, no hay arte. Esa es la condición de todo buen instrumento. Nosotros, que queremos serlo en manos del Señor, pero que nos damos cuenta de tantas cosas que no van, le decimos a Jesús en la intimidad de nuestra oración: “Considero mis miserias, que parecen aumentar, a pesar de tus gracias, sin duda por mi falta de correspondencia. Conozco la ausencia en mí de toda preparación, para la empresa que pides. Y, cuando leo en los periódicos que tantos y tantos hombres de prestigio, de talento y de dinero hablan y escriben y organizan para defender tu reinado..., me miro a mí mismo y me encuentro tan nadie, tan ignorante y tan pobre, en una palabra, tan pequeño..., que me llenaría de confusión y de vergüenza si no supiera que Tú me quieres así. ¡Oh, Jesús! Por otra parte, sabes bien cómo he puesto, de buenísima gana, a tus pies, mi ambición... Fe y Amor: Amar, Creer, Sufrir. En esto sí que quiero ser rico y sabio, pero no más sabio ni más rico que lo que Tú, en tu Misericordia sin límites, hayas dispuesto: porque todo mi prestigio y honor he de ponerlo en cumplir fielmente tu justísima y amabilísima Voluntad”.

He venido a construir

Maria Livia comenzó a recibir mensajes de la virgen junto con sus apariciones. Esta advocacion tiene la particularidad de haberle entregado en reiteradas oportunidades algunos dirigidos puntualmente a una persona - a quien Maria Livia siempre debio ubicar y retransmitirselo- Aquellos mensajes son, naturalmente, mantenidos en una discrecion inquebrantable entre la vidente y el destinatario. Privados. Razon por la cual se desconoce cuantos mensajes ha recibido Maria Livia, de la Virgen y de Jesus, porque en ocaciones tambien El se le presenta. Maria Livia tomo la precaucion de escribir cada uno de ellos. Comenzaron en el año 1990 y si bien actualmente continuan generandose con fluidez, desde 1996 ya no se hacen públicos.

El primero, aquel que casi a modo de saludo tranquilizador la Virgen pronunció frente a Maria Livia, era tan esperanzador como loos que siguieron; "Hay que juntar el rebaño antes de que oscurezca, no he venido a criticar ni a destruir, sino a construir". Todos ellos son suplicas dem una Madre que quiere saber bien encaminados a sus hijos, reforzadas de promesas de Su Amor y el de Cristo.

Te invito a ver estos videos donde conoceras mas de Ella y al final te ruego que hagas con mucha fe la consagracion a Nuestra Madre Maria Tu Madre, la mia y la de todo el mundo!
















No hay comentarios:

Publicar un comentario