miércoles, 31 de marzo de 2010

"El Ayuno que le agrada a Dios es romper las cadenas de la injusticia , dejar libre al oprimido, poner fin a toda tirania, compartir con el pobre



JMS Ayuno y Abstinencia "El Ayuno que le agrada a Dios es romper las cadenas de la injusticia , dejar libre al oprimido, poner fin a toda tirania, compartir con el pobre...
La penitencia interior del cristiano puede tener expresiones muy variadas. La escritura y los Padres insisten sobre todo en tres formas: El Ayuno, La Oracion y La Limosna , que expresan la Conversion con relacion a Si Mismo, con relacion a Dios y con relacion a los Demas. Junto a la Purificacion radicaloperada por el Bautismo o por el martirio, citan como medio de obtener el perdon, de los pecados los esfuerzos realizados para reconciliarse con el Prójimo, las lágrimas de Penitencia, la preocupacion por la salvacion del prójimo, la interseccion de los Santos y la práctica de La Caridad "que cubre multitud de pecados"-1 Pedro 4,8-catecismo de la Iglesia Catolica n'1434-

Son dias de Ayuno y Abstinencia el Miercoles de Ceniza y el Viernes Santo. La abstinencia obliga a partir de los catorce años y el ayuno desde los 18 hasta los 59 años de edad. En nuestra civilizacion de consumo es necesario abstenerse de muchas cosas, de estímulos, de satisfaccion de los sentidos , de la televicion de compras innecesarias para redescubrir el valor de la mortificacion. No se trata de renuncia por la renuncia, sino para vivir mejor los valores y el dominio de Si. El Ayuno y la Abstinencia se pueden cambiar por otros sacrificios, nuestros pastores los obispos, determinan diferentes formas de penitencia cristiana Isaias capitulo 58 "El Ayuno que le agrada a Dios es romper las cadenas de la injusticia , dejar libre al oprimido, poner fin a toda tirania, compartir con el pobre, vestir al que no tiene ropa, socorrer al necesitado."

Realizamos nuestro deseo de conversion de diversas maneras:

Acudiendo al Sacramento de la Reconciliacion y haciendo una buena confecion y penitencia

Superando las divicçsiones perdonando y creciendo en espiritu fraterno.

Practicando las obras de Misericordia.

La Madre Teresa de Calcuta supo desde siempre el significado de la caridad si pudieramos aunque sea seguir un poquito su ejemplo estariamos colaborando mas desde nuestro humilde lugar por un mundo mejor:

"
Encontré una mujer moribunda en las calles. La traje a nuestro hogar. Cuando la acosté a una pequeña cama, me sonrió, tomó mi mano y dijo una sola palabra. “ Gracias “ . Luego murió. Ella me dio mucho más de lo que yo hacía por ella. Me dio su gratitud."
Hemos sido creados para grandes destinos. Sólo tenemos que comprenderlos.


- La compasión es como el vuelo del alma hacia el prójimo.
-

Debemos seguir esa voz de nuestra conciencia que es la voz de Dios. No hay nada que temer, y mucho que agradecer.
-

En el fondo todo creemos. Algunos se resisten porque no están dispuestos a un cambio. El dice que no cree, ya está abrazando la idea de una creencia.

- Déjanos predicar sin sermones. No mediante palabras, sino con nuestro ejemplo.

- Dios siempre cuida sus criaturas, pero lo hace a través de los hombres. Si alguna persona muere de hambre o pena, no es que Dios no haya cuidado, es porque nosotros no hicimos nada para ayudarla. Nosotros fuimos instrumentos de su amor, no supimos reconocer a Cristo bajo la apariencia de ese hombre desamparado, de ese niño abandonado.

- Tómate tiempo para hacer caridad. Es la llave del cielo.
- La gente teme vincularse con el otro por el miedo al rechazo o por no atreverse a dar. Se olvidan que no hay como dar para recibir. La verdadera dicha es dar. Cuando uno conoce a Dios, nunca más está solo.

- Un vaso de agua que se da a un pobre con misericordia y amor, es un vaso de agua que se da al mismo Dios.


- Dios ama a quién ayuda con alegría.


- El servicio es lo que podemos llevarnos a nuestro encuentro final con Dios. -

Una de las cosas más importantes de la vida es dar y ofrecer a quienes viven en nuestro entorno, el amor que hemos recibido.
Dar hasta que nos duela.

Madre Teresa de Calcuta

No hay comentarios:

Publicar un comentario