lunes, 8 de febrero de 2010

“PREPARARÁS AL MUNDO PARA MI ÚLTIMA VENIDA” (Diario, 429). “Mi reino en la tierra es Mi vida - en las almas de los hombres” (Diario, 1784).


JMS Si ustedes permanecen fieles a mi palabra, seran verdaderamente mis discípulos y conoceran la verdad", dice El Señor, Aleluya!
Dios Todopoderoso y eterno, aumenta en nosotros la fe, la esperanza y la caridad, para que podamos conseguir lo que prometes, ayúdanos a amar lo que nos mandas.
Por Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Meditacion
Dijo Jesús: "El que quiera ser mi discipulo, que tome su cruz y me siga,
si creen en Mi, si Me Aman, si les importa estar Conmigo, entonces sepan que deberan renunciar a su egoísmo, a la comodidad, a la indiferencia y llevar las cruces que nunca faltan en la vida."
Mateo 16, 24-
Muchos se alejan de Dios por no aceptar un Dios que creen masoquista.
El dolor y el sufrimiento son inevitables, pero podemos convertirlos en fuente de vida y felicidad cuando son aceptados y ofrecidos. Santa Faustina no fué Santa porque sufrió, sinó porque aceptó el dolor y lo ofreció como un camino de purificación y de crecimiento espiritual.
La Eucaristía es el Sacramento de La Pasión, de La Muerte y de La Resurección de Jesús. En el Banquete del Pan y del Vino, los cristianos hacemos la memoria del Señor hasta que vuelva, y entramos en Comunión con Su Cuerpo entregado y Su Sangre Derramada. En La Eucaristía Jesús se hace presente y disponible Su Misericordia por nosotros, Sor Faustina respondió al llamado de ser hostia sacrificada para ser consumida totalmente por las almas. diario 1556/

Refleccionemos:
Recibir regalos nos agrada. Ser cristianos es el mejor regalo que Dios nos ha hecho. El regalo es para usarlo. Vivir cristianamente es dificil, pero cuando hay amor es facil. Tomar la cruz y seguir a Cristo cuesta, pero si hay amor es facil; por eso necesitamos la presencia y la acción del Espiritu Santo.
Digamos todos:"¡Ven Espiritu Santo, ven por medio de María y llena nuestros corazones con el fuego de Tu Amor. Amén."

Meditacion del Padre Moisés Lárraga:

No hay comentarios:

Publicar un comentario